07
JUL
2008

La Acción Social en las Pymes

by :
comment : 0

Como establece el profesor James Austin, profesor de la Harvad Business School, la “inversión en materia social, genera un ventaja competitiva”, esto es, la creación de valor no sólo económico, sino tambien social de las empresas.

Una forma de relación de las empresas con la sociedad, es a través de organizaciones civles, ENL (entidades no lucrativas), a través de las cuales despliegan lo que se denomina su “acción social”.

Sin embargo, aún hoy, a veces de forma interesada, se equipara la acción social de las empresas, con la responsabilidad social empresarial. Siendo conceptos relacionados, debemos decir que no son los mismo:

“Las empresas socialmente responsables, tienden a realizar acción social, pero no todas las que realizan acción social, son socialmente responsable”

Algunas empresas utilizan la “acción social” para lavar o mejorar su imagen frente a la sociedad o la comunidad donde se ubican, lo que los americanos denominan “green wash”, o “lavar o pintar de verde”, siendo aquella que tiene mas recursos la que pueden desisarrollar más acciones en este sentido. En muchos casos tiene un enfoque más externo, de marketing social, o de marketing con causa, de forma que pueda reportar una imagen de filantropía o benefactor social hacia buenas causas

La acción social puede adoptar varios modelos, que vamos a describir:

- Filantropía: basada en el aporte económico, tipo asistencial. Suele ser puntual, reactivo, y de bajo nivel de compromiso

- Transaccional: existe una relacion bilateral, se crea valor em amabas partes, y se ponen en valor algunas de las competencias centrales de las empresas

- Integrativa: la acción social está integrada en la cultura de la empresa. Es proactiva, y la empresa pone en valor su recursos clave (p.e. el talento, su liderazgo, o su tecnología)

¿Cómo puede abordar la Pyme la acción social?

Desde nuestro punto de vista, la Acción Social integrativa es la que mayor valor aporta a la Pyme, con un esfuerzo relativo menor, pues no es una donación monetaria o de recursos, (siempre limitados), sino que pone en valor sus competencias clave en cooperación con el que dirige su acción.

Por ejemplo, si somos una empresa especializada en software, podemos colaborar con una organización para el desarrollo de una aplicación que le permita gestión mejor sus socios y colectivos a los que se dirigen; si somos una empresa de transporte de mensajería, podemos colaborar en el transporte de pequeños paquetes para personas y colectivos con escasos recurso; si somos un centro de formación especializado en temas medioambientales, dando charlas en los institutos, sobre concienciación medioambiental, o de informática para mayores.

En cualquier caso, lo importante es que la acción social no sea una acción aislada, sino que este integrada en la estrategia general de la Organización, en su “forma de ser”, lo que le dará mayor consistencia y credibilidad.

Autora: José Joya Roldán.
Director General de ROADMAP

Acerca del Autor

Deja un comentario

*

captcha *